¿Qué es Biocomercio?

El Biocomercio, como concepto, nace en 1996 en la VI Conferencia de las Partes del Convenio de Diversidad Biológica. El término se adoptó rápidamente y en el año 2004 fue definido por los Programas Nacionales de Biocomercio, la Comunidad Andina de Naciones (CAN), la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y la Corporación Andina de Fomento (CAF).

Según el consenso, se denomina Biocomercio «al conjunto de actividades de recolección, producción, procesamiento o comercialización de bienes y servicios derivados de la biodiversidad nativa, bajo criterios de sostenibilidad ambiental, social y económica».

En ese sentido, para que una actividad comercial pueda ser considerada Biocomercio deberá cumplir con siete principios específicos y ser realizada según tres enfoques muy claros.

Los siete principios de Biocomercio adoptados por la Iniciativa Biocomercio de la UNCTAD[*]son:

  1. Conservación de la biodiversidad.

  2. Uso sostenible de la biodiversidad.

  3. Distribución justa y equitativa de beneficios derivados del uso de la biodiversidad.

  4. Sostenibilidad socioeconómica (de gestión, productiva, financiera y de mercado).

  5. Cumplimiento de la legislación nacional e internacional.

  6. Respeto de los derechos de los actores involucrados en el Biocomercio.

  7. Claridad sobre la tenencia de la tierra, el uso y acceso a los recursos naturales y a los conocimientos.

Mientras que los tres enfoques que guían el cumplimiento de estos principios son:

  1. El enfoque de cadena de valor

  2. El enfoque ecosistémico

  3. El enfoque de manejo adaptativo

Enfoques1

De acuerdo a ellos una empresa o iniciativa de Biocomercio debe:

  • Incrementar el bienestar y competitividad de todos los actores de la cadena puesto que cada uno de ellos contribuye a generar el valor de los productos o servicios ofertados.

  •  Prestar atención no solo a las actividades comerciales sino al impacto que estas tienen sobre el medio en el que se realizan puesto que los seres vivos y el medio que habitan son vulnerables.

  • Entender que los principios deben implementarse paulatinamente, permitiendo a la empresa adaptarse al escenario comercial poco predecible y siempre cambiante. Convertirse en un fanático de los principios y criterios de Biocomercio puede resultar fatal para el éxito de un nuevo emprendimiento.